sombrero maria

¡El maravilloso sombrero de Maria! – Poder de la Mente

María vivía con su madre en un departamento pequeño en la ciudad de Nueva York.

No era demasiado joven o demasiado vieja…

no demasiado baja o demasiado alta…

no particularmente hermosa ni fea…

Era sólo una mujer promedio. Trabajaba como secretaria en una empresa grande, y su vida era más o menos aburrida y mundana. Nadie en el trabajo prestaba atención a ella… de hecho, la mayoría pensaba que ella era tan aburrida como su vida.

Una mañana, en camino a su trabajo, Maria vio un nuevo local de sombreros. ¡En un impulso de curiosidad entró a la local!  Una niña y su madre estaban allí para escoger un sombrero y también habia un hombre probándose sombreros… Maria también se probó algunos sombreros, hasta que encontró uno que le gustaba. ¡Se lo puso y le pareció bonito!

La niña fue la Primera en notarlo: “¡Mamá, mire que bonito se le ve el sombrero a esa señora!”

La madre dijo: “¡Señora, debo decir, este sombrero luce magnífico!”

El segundo comprador también vino a mirar: “¡Señora, usted luce encantadora con ese sombrero!”

Maria fue al espejo…mujer sombrero

Miró en el espejo …

Y por primera vez en su vida…

Le gustó lo que vio. Sonriendo, fue a la caja y compró el sombrero.

Cuando salió a la calle, un nuevo mundo se reveló ante ella.

Ella nunca antes había notado los colores de las flores…

o el olor del aire fresco…

El sonido de los coches y la gente…

todo sonando como una melodía armoniosa…

Anduvo como si flotara en una nube…

con una canción en su corazón…

Cuando pasó por la cafetería por donde pasaba cada mañana, uno de los hombres guapos jóvenes se dirigió a ella: “Oye querida… ¡Que linda te ves! ¿Eres nueva aquí? ¿Puedo invitarte una taza de café?”

Sonrió tímidamente y siguió andando…

flotando en su nube…

Cuando llego frente al edificio de su trabajo, el portero abrió la puerta y le deseó buenos días… ¡Nunca antes siquiera la había mirado!

La gente en el ascensor le preguntó el piso al que se dirigía y presionaron el botón por ella.

La gente en la oficina, actuaba como si la vieran por primera vez, y le decían lo encantadora que lucía hoy.

¡El gerente la invitó a salir para almorzar y hablar de cómo se siente en el trabajo!

Cuando este mágico día laboral termino, decidió tomar un taxi a casa en vez del autobús. ¡Tan pronto como puso su mano en el aire, 2 taxis se pararon! ¡Tomó el primero y se sentó en el asiento de atrás, Pensando en el día milagroso que acababa de tener y cómo su vida cambió gracias al maravilloso sombrero!
Cuando llegó a casa, su mamá abrió la puerta. ¡Al ver a Maria soltó un suspiro! “Maria” dijo sorprendida “¡Que hermosa te ves! ¡Tus ojos lucen tan brillantes como cuando era una niña!” “Sí, madre” Dijo Maria “Es todo gracias a mi nuevo maravilloso sombrero, ¡He tenido el día más maravilloso!”

“Maria” dijo su madre “¿Qué sombrero??”

Maria cayo en pánico.

Tocó su cabeza y vio que el sombrero que cambió su vida no estaba allí…

No recordaba habérselo quitado en el taxi…

O en almuerzo…

O en la oficina…

Recordó la tienda donde lo había comprado…

Cuando lo notó por primera vez…

cuando se lo puso…

y haber pagado por el en caja…

Y recordó dolorosamente ahora…

Cómo lo puso sobre el mostrador… para Sacar su billetera para pagar…

Y cómo olvidó el sombrero ahí mismo… En el mostrador… y haber salido a la calle… ¡Sin sombrero, pero aún despampanante!

Bueno, ALGO EN QUÉ PENSAR: No era el sombrero que liberó a Maria, ¡era la calidad de sus pensamientos! ¡El poder de la mente! Nuestros pensamientos nos pueden atar a una esclavitud horrible o impulsarnos hacia la dulce libertad: ¡para ser, hacer o tener todo lo que deseemos!!!

Deja Comentario