dependencia emocional

Dependencia Emocional VS Inteligencia Emocional

Una de las primeras necesidades humanas es la de conectarse, amar y ser amado.

Cuando somos pequeños y tenemos alrededor de cinco meses, vemos a nuestra madre caminar por al lado de nuestro e Dependenciaignorarnos muchas veces, por estar preocupada de otras tareas. Hay se pierde nuestra expectativa y a esta edad comenzamos a sentir por primera vez, que no somos amados. Desde ese momento en adelante nos damos cuenta que si lloramos, tenemos la atención de la madre y si tengo su atención me siento amado. Esto lo vamos reforzando con el tiempo, cuando los padres nos dicen: la abuelita no te va a querer si te portas mal y otros comentarios como estos y en el tiempo comenzamos a entender que el otro TIENE que quererme para que yo me sienta bien.

Entrenamos a los niños a que tienes que hacer algo para ganar el cariño. Ademas, el cariño debe venir de fuera, “tienes que encontrar a alguien que te quiera, alguien que te complete.”  Nos han enseñado a que yo debo encontrar mi media naranja, porque por mi mismo no estoy completo? Pero la vida se trata de COMPARTIR con un otro y no de DAR la vida para el otro. La vida nos enseño que si soy bueno entonces me van a quiere, el resultados es que estamos enfocando demasiado para conseguir el amor del otro y a quejarme demasiado porque no siento el amor del otro. Así desarrollamos un modelo de dependencia emocional donde el responsable de como nos sentimos es el otro. Este tipo de practica disminuye la inteligencia emocional.

Esta dependencia emocional nos acostumbra a usar la queja (“pobre de mi”) a echarle la culpa a la otra persona (“No es mi culpa!”) o a avergonzarnos (“es todo mi culpa”) ante las distintas situaciones que No nos hacen feliz, y permanecemos como un pozo sin fondo. Hasta que aprendemos a tomar la responsabilidad emocional de nuestros propios sentimientos. No importa cuanto tiempo y atención le da la otra persona, nunca será suficiente porque el abandono interior seguirá.

En lugar de echarle la culpa a otra persona sobre la cual no tienes ningún control, intenta mirar dentro de ti para conocer y aprender sobre qué acciones amorosas necesitas tomar para tu propio bienestar. Tomar la responsabilidad y no traspasarla a la otra persona. Si no me siento querida, no me siento amada porque mi mamá hizo o dejó de hacer cosas o crecí con un padre que no me amaba o que no me demostraba su afecto, no tengo una pareja que me quiere, o tiene que ser de tal o cual forma para sentirme querida o amada, estoy intentando cambiar a los otros. Pero cada uno de nosotros tiene distinta forma de sentirse querido amado, todos tenemos un lenguaje distinto. Queremos que la otra persona entienda nuestro lenguaje, pero si la otra persona habla a un lenguaje distinto es como querer hablar en inglés a una persona que solo entiende Español y esperar una buena comprensión. Pasa exactamente lo mismo con el lenguaje del amor, cada uno tiene una manera de demostrar amor, de comunicar amor.

Por ejemplo, existen personas que demuestran su cariño a través de la comida y se esmeran para atender al otro ofreciendo una y otra vez distintas cosas para comer. Si la otra persona está satisfecha y no quiere comer, la persona que preparó la comida se siente despreciada o rechazada e indirectamente siente que esa persona no le ama. Esto ocurre porque para ella la forma de expresar el amor es a través de la comida, pero no para la otra persona y como esa otra persona no es consciente de eso, que no acepte su comida no quiere decir que no le ame.

Entonces tomar la responsabilidad emocional es dejar de poner el control de cómo me siento en el otro, es dejar de sharingquejarnos: de que mi pareja no pasa suficiente tiempo conmigo, o de decir si mi pareja fuera mas cariñoso yo sería más feliz o si fuera más atento, si compartiera las labores del hogar, entonces yo sería más feliz, o si pudiera tener mas tiempo para mi mismo o para pasar con mis amigos, sería mas feliz. Además debemos dejar de intentar complacer a los otros para “ganar” su amor o su atención. Con estas afirmaciones y conductas indirectamente queremos cambiar a todo el mundo a nuestro alrededor, para que ellos nos hagan sentir de cual o tal forma (mas feliz, mas atractivo, mas inteligente, mejor esposo, mejor hijo) pero como no lo logramos, nos hacen oscilar entre momentos efímeros de felicidad y la frustración, la depresión y la ira, cuando lo único que sí podemos cambiar es nuestra propia forma de pensar, sentir y actuar. Allí es donde reside el poder que debemos entrenar, derribar los antiguos patrones de pensamiento y entrenar nuestra mente, en tomar la responsabilidad de como nos sentimos. Yo tengo la habilidad de responder ante las interacciones con otros de tal forma que me permita sentir el cariño y el amor.

Pero si me hago la pregunta ¿como me siento amada(o)? ¿Conozco realmente la respuesta? Normalmente NO sabemos o no entendemos lo que queremos, entonces si no conozco la respuesta, iré buscando en una y otra dirección maneras de llenar ese vacío que genera el no saber lo que quiero.

La herramienta para resolver este problema es la introspección, que permite mirar y conocer cuáles son las cosas que sí funcionan para mí, cuáles son las cosas que me hacen sentir bien y cuáles son aquellas que me hacen sentir amada y una vez que conocemos estas cosas, realmente disfrutar y apreciar cada vez que tenemos la oportunidad de vivir las.

Cuando estamos en una relación y yo no he hecho esta introspección, comienzan a surgir problemas serios de comunicación. Uno exige al otro que le ame y le haga sentir querido,cuando ni siquiera yo sé cuando y como me siento de esa forma; no importa lo mucho que el otro me entregue y se esfuerce, siempre habrá algo que falta, siempre voy a querer más ya que si la otra persona no sabe en qué lenguaje hablarme, estará dando palos de ciego. Y si la otra persona tampoco sabe lo que quiere o cómo es que se siente querida y amada, lo más normal entre ellos será el conflicto, ambos toman distancia esperando que el otro logre “dar en el clavo”.

Cambiar Dependencia a Inteligencia Emocional

Que herramientas podemos usar para detener la dependencia emocional y potenciar la introspección y empoderar-nos?

RESPIRAR: la respiración es una potente herramienta, tanto para mi mente y mis pensamientos, como para mi organismo. Permite detenerte e identificar cual es el sentimiento que tengo en un momento determinado, en el momento presente. Una vez que identifico cómo me siento, tengo un punto de partida y puedo invertir energía en apreciar ese sentimiento si me es agradable o bien elaborar el camino que me aleja de ese sentimiento. A través de la respiración diafragmática aumento los neurotransmisores como la Dopamina y la norepinefrina, responsables de la reducción del estrés y la ansiedad, mejoran la motivación y el estado de ánimo, teniendo como efecto reducir el miedo, la sensación de soledad, la ira entre otros sentimientos que refuerzan la dependencia emocional. Correr, hacer ejercicio físico, meditar son actividades que permiten ejercitar esta herramienta.

CONECTATE: la dependencia emocional también implica aspectos positivos en algún grado, ya que a través de la conexión con el otro logro valorar las relaciones. Es necesario conectarse y comunicar al otro en forma clara, ser honestos con nosotros mismos y en la comunicación con el otro. Decir: esto me hace sentir de tal o cual forma.

MINDFULNESS: En lugar de actuar sobre lo que piensas, siéntate y escribe al respecto, cuales sentimientos e inquietudes tienes. Toma el tiempo para reconocer tus necesidades emocionales. Conectarse con lo que que sientes permitirá que sea cada vez más fácil reconocer y expresar claramente las emociones desde una mente tranquila. Toma tiempo para ti mismo, en que desarrolles una actividad que te refuerce sentimientos de amor por ti.

EQUILIBRIO EN LAS RELACIONES: las personas “necesitadas” atraen parejas o amigos que refuerzan esa necesidad. Para evitar esto debo tener un equilibrio interno, debo estar completo en mi mismo primero . Esto hará que si hay una persona a nuestro lado podremos compartir lo que tenemos sin que se nos agoten las reservas que permiten nuestro equilibrio.

HACER ESPACIO PARA SUS NECESIDADES: Tu cuerpo te entrega información sobre tus necesidades, por ejemplo: cuando sientes hambre, comes… desde el punto de vista emocional es lo mismo. Cuando reconozco la necesidad de contacto, amor o intimidad, lograré buscar una solución adecuada si me conozco y si comunico efectivamente. Cuando siento que necesito amor, puedo quererme a mi mismo, regalarme tiempo, para por ejemplo tomar un baño de tina, hacer ejercicio, dormir una siesta.

En resumen, la clave para superar la dependencia emocional es conocerte a ti mismo, respetar tus necesidades y no tener miedo a expresarlas. Esto permite que el caos de la necesidad de lugar a la claridad de la intimidad y la felicidad.

Deja Comentario